Questa pillola anche disponibile in versione audio podcast nell’episodio S01E02 del Disruptive Talks (Spotify, Apple Podcasts, Deezer, Amazon Music…).

Hoy hablaremos sobre FROST y cómo esta tecnología puede mejorar la privacidad y seguridad en la custodia colaborativa de Bitcoin.

¿Qué es la HELADA?

Esto significa firmas de umbral de Schnorr optimizadas para rondas flexibles. Se basa en las firmas Schnorr, introducidas en 2019, y en las direcciones Bitcoin Taproot, activas desde 2021, dos de las novedades más interesantes de los últimos años.

En pocas palabras, FROST permite a un grupo de usuarios crear juntos una clave compartida que parece provenir de un único propietario, aunque en realidad está controlada por varias personas en colaboración.

Esto proporciona una enorme ventaja en materia de privacidad: de hecho, en la cadena de bloques es imposible distinguir si una dirección está controlada por una clave única o por una clave de múltiples firmas.

Abbonati alla newsletter per maggiori articoli e approfondimenti:

Pero ¿cómo funciona en la práctica?

Los usuarios generan sus claves privadas y luego, al interactuar entre sí fuera de la cadena, producen una clave compartida que puede usarse para gastar bitcoins. Sólo se necesita un número mínimo de firmas, generadas de forma aleatoria y única, para autorizar una transacción.

Por ejemplo, un grupo de 3 amigos podría crear una billetera 2 de 3, donde solo se necesitan 2 firmas únicas y aleatorias para gastar bitcoins. Pero para un observador externo, esa dirección parecerá pertenecer a un único propietario.

¿Cuál es la ventaja de la custodia colaborativa de Bitcoin sobre la computación multipartita o las soluciones MPC?

Si un servicio contiene bitcoins para varios clientes que utilizan FROST, los clientes pueden firmar transacciones de forma privada, sin revelarle al servicio que se trata de una billetera compartida. Esto aumenta la privacidad y la seguridad en comparación con MPC, donde el servicio es consciente de la naturaleza multipartita de la billetera.

Por supuesto, FROST también tiene complejidades técnicas que resolver, por ejemplo la generación aleatoria de nonces criptográficos (más detalles en las ideas al final del artículo). Pero varios equipos están trabajando para que esta tecnología sea cada vez más robusta y práctica.

FROST no es la única opción disponible. Los protocolos de computación multipartita también están logrando grandes avances y algunas soluciones combinan FROST y MPC para aprovechar las ventajas de ambos. Por ejemplo, la startup Teser Grid ha desarrollado Olympus, que combina FROST y MPC con alta seguridad y privacidad.

Otra área interesante es la de los contratos inteligentes programables para implementar lógica de custodia avanzada, como firmas múltiples con umbrales que varían con el tiempo.

En el futuro, es posible que veamos servicios de custodia de Bitcoin que combinen múltiples tecnologías para ofrecer el máximo control a los usuarios. Por ejemplo, integre FROST, MPC, contratos inteligentes y sistemas de gestión de identidad descentralizados como HIZO.

Desde una perspectiva regulatoria, la custodia colaborativa plantea dudas sobre quién es responsable en caso de pérdida de fondos. La tendencia parece avanzar hacia un modelo no dependiente, en el que el servicio actúa únicamente como facilitador técnico sin tener acceso a fondos.

En cualquier caso, está claro que el futuro de la custodia de Bitcoin estará cada vez más orientado al usuario, con soluciones flexibles y personalizables que hagan hincapié en la privacidad y la seguridad.

¡Continuaremos siguiendo estos desarrollos con gran interés!


Más información:

El problema de la generación aleatoria de nonce criptográfico:

En criptografía, un nonce es un número aleatorio que sólo se puede utilizar una vez. Sirve para que cada firma digital sea única. FROST se basa en firmas digitales de umbral, donde un grupo de usuarios genera una firma compartida. Para ello, cada usuario debe generar un nonce aleatorio. Pero dado que los usuarios generan firmas por separado, sin interactuar, es difícil garantizar que sus nonces sean verdaderamente aleatorios y no se repitan. Si los nonces no son lo suficientemente aleatorios, la seguridad de FROST está en riesgo. Los desarrolladores están trabajando en soluciones, por ejemplo derivando nuevos números a partir de los nonces originales. Pero el problema de generar nonces robustos sigue siendo una de las principales complejidades técnicas por resolver.

Enlaces útiles:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *